El regalo que muchos jovenes esperan en navidad

pieza-scooter.com foto 2

Sin duda las navidades ablandan el corazón de cualquier persona, tanto es así que es justo en estas fechas cuando los hijos se aprovechan de la situación e intentan pedir a sus padres todo lo que durante el año le han estado negando. No sé porque este tipo de fiestas hacen que estemos más simpáticos, más generosos y que nos preocupemos más de los demás, sobre todo como seamos católicos es cuando más nos metemos en el papel y más nos conmueven las cosas. Sin duda alguna son los más pequeños los que nos hacen más vulnerables, son nuestros hijos los que nos llevan de cabeza y los que hacen que no miremos ni el precio de la cosas. Cuando llega Papá Noel no hay más que ver las casas de algunos en las que los regalos masivos hacen que durante las vacaciones los niños estén entretenidos, no hay más que ver la cantidad de cartas que se suelen juntar para los Reyes Magos sin obviar por supuesto a los pedidos que hacen los hermanos mayores que estos no  van en carta ni mucho menos.

Cuando los regalos van para los adolescentes parece mucho más complicado, la verdad que no es lo mismo conformar a un niño pequeño que a uno más mayor, y aunque es verdad que hay niños muy pequeños que lo tienen muy claro, a la mayoría con un juguete de su colección favorita lo terminas de conformar enseguida. Los mayores son sin duda otro tema, los mayores ya piden cosas que creemos que se nos escapan de las manos, cosas como ciclomotores o incluso apuntarse a la escuela como oyente para en el momento preciso poder examinarse. Aquí es donde de verdad llegan los terribles temores, aquí es donde nos damos cuenta que hemos perdido al niño y ha llegado de golpe el adulto, es aquí donde no nos queda más remedio que mirar en varios desguaces para ciclomotores en busca de uno que no cueste muy caro y esté por lo menos en buen estado, es sin duda el sitio ideal para encontrar un ciclomotor de segunda mano y donde vamos a poder encontrar al menos esos recambios que no lleguen a estar muy bien, al final pasamos por el aro ya que no queda otro remedio, todos hemos sido jóvenes y sabemos perfectamente cuáles son esas inquietudes y esas ganas de sentirse mucho más mayor.