vacaciones

Ir a la plata ¡tu salud te lo agradecerá!

A todos nos apetece ir a la playa, es imposible no amar esos imponentes atardeceres mientras se está acostado en la arena o empapada de agua salada. Pero ¿sabías que vacacionar en la playa trae beneficios a tu salud?

De hecho, existe algo llamado talasoterapia, que es la utilización del agua de mar y el clima marítimo para fines terapéuticos e incluye desde helioterapia hasta climatoterapia. Sin hablar de las algas y el lodo, pero olvídate de eso.

El sólo viajar a la playa tiene efectos en tu salud y a continuación, vamos a nombrarte algunos.

Beneficios de ir a la playa en tu salud.

Podrás dormir mejor.

La simple idea de ir de vacaciones a un sitio donde hay poca gente, sin el estrés del trabajo y con tu familia disminuye hasta en un 80% tu estrés, lo que hará que te relajes y automáticamente dormirás mejor.

Y ¿para qué engañarnos? Luego de un día entero metido en el agua, tratando de permanecer en pie contra las olas del mar tu cuerpo queda agotado y no querrás otra cosa que poner la cabeza en la almohada.

Tus articulaciones te lo agradecerán.

Casi siempre vacacionar en la playa implica realizar caminatas y escaladas de montañas cercanas o simplemente realizar incursiones al pueblo para conocerlo. Por tanto, caminarás y esto es un ejercicio que tus articulaciones y tu cuerpo agradecerán.

Además, pasarás tiempo en el agua, lo que te permitirá realizar ejercicio, quemar calorías y descansar a tus articulaciones del peso de tu cuerpo.

Tus músculos se relajarán.

¿Sabías que el golpear de las olas del mar contra nuestro cuerpo es como si te estuvieran dando un masaje? De ahí que quedes tan relajado y con ganas de no moverte al salir del agua.

Además, tu sistema linfático se drenará mejor gracias a las olas, pues el agua realiza una mayor presión entre más profundo nades en la playa.

El aire marino es ideal para ti.

Resulta que la brisa marina es muy rica en yodo, lo que es muy beneficioso para ti porque permite regular la glándula llamada tiroides y gracias a su grado de humedad es ideal para ayudarte a la expulsión de moco o flema.

Así que la próxima vez que llegues a la playa e inhales profundamente ¡hazlo varias veces!

El agua es alta en minerales.

Que sea agua salada no es casualidad, su característico sabor se debe a que tiene altos niveles de sodio, calcio, yodo, potasio y magnesio. Lo que es ideal para evitar alergias sobre tu piel y en tu aparato respiratorio.

Ahora que sabes todo esto ¿qué estás esperando para armar tus maletas e ir a la playa?

vacaciones