Que hacer con el papel que no vale

destructoras-de-papel.es foto 3

Mi padre es abogado, uno de los mejores diría yo, tenía un despacho con unos amigos en el centro, les iba muy bien, trabajaban con muchos clientes y todo parecía ir a las mil maravillas. Hasta que le dio un infarto, casi se muere, nos dio un gran susto por lo que por orden de mi madre dejó de trabajar tanto y se mudaron a un pueblecito de la sierra, allí trabaja menos y puede descansar un poco más.

Ha montado despacho en casa por lo que sigues atendiendo a clientes, una de las zonas de la casa se ha convertido en despacho/oficina y desde allí atiende y trabaja como si estuviera en la ciudad. Hace poco estuve de visita y me di cuenta de que tenía el despacho lleno de documentos, cuando le pregunté me dijo que casi nada valía, pero que era documentación con información confidencial y que no se podía tirar así como cualquier cosa.

Entonces lo pensé, este año que ya estaba próximo su cumpleaños le iba a regalar una de esas maquinas. Me puse en contacto con destructoras-de-papel.es y le compré una, no muy grande, lo justito para él y para el volumen de documentos que él tenía.
Cuando lo abrió y lo vio le encantó, su cara lo dijo todo, ya no tendría que almacenar todos esos folios y carpetas, ahora podría destruirlos con seguridad y sin tener que quemar después los restos ya que ese resto se puede reciclar.

Hay cosas que nos facilitan la vida de una manera extraordinaria, así pasamos los dos siguientes días, poniendo orden en su despacho, el buscaba y organizaba y yo destruía todo lo que llegaba a mis manos, una gozada la verdad, además he pasado dos días con mi padre y los he disfrutado muchísimo, mi madre pasaba de vez en cuando a ver como estábamos o a ofrecernos una limonada o un café, un maravilloso fin de semana con la familia.

LA maquina destructora me ha gustado tanto que hasta yo voy a comprar una para casa, no es que yo almacene mucha documentación confidencial pero si es cierto que las cartas de los bancos o las de hacienda o incluso la de los médicos que ya no sirven para nada, en lugar de acabar en el contenedor azul, es mucho mejor destruirlos con esta máquina y evitar así posibles sorpresas.